Consejos Para El Cuidado De La Piel

Cuida y embellece tu piel con 10 consejos

cuidado del cutis

¿Sabías que la piel es el órgano más grande del cuerpo y que su función fundamental es proteger a nuestros sistemas internos del calor, luz, lesiones e infecciones? Además, la piel, en todas sus distintas tonalidades y texturas, puede reflejar el estado de salud y potenciar la belleza física, y es por ello que no debemos desestimar la máxima dedicación y cariño para este componente de vital importancia y que siempre nos acompaña.

Al igual que la cabellera, ojos y cintura, una piel bien cuidada, hermosa, suave y sana se erige como una de las principales cartas de presentación que lucimos ante los demás, sin embargo, en ocasiones no le brindamos el cuidado constante que requiere y se merece a diario, por el contrario, nos olvidamos de cuál es su valor y solo nos acordamos cuando estamos siendo atacados por la resequedad, escamas y una apariencia desagradable.

Si deseas lograr, recuperar o mantener una piel especialmente suave y que, simultáneamente, proyecte salud debes trabajar todos los días en tratamientos que se enfoquen en mantenerla hidratada y nutrida con minerales y vitaminas, y a propósito a continuación compartiremos contigo una guía práctica que te harán sentir mucho mejor con los resultados que obtendrás en poco tiempo y durante cualquier época del año.

LA HUMECTACIÓN ES LA CLAVE

lavarse la cara para el cuidado de la piel

Es común que muchas mujeres no inicien los tratamientos hidratantes porque piensan que son muy costosos o porque se necesitan grandes cantidades de cremas que son igualmente caras, y las cuales consumirán casi todos nuestros ahorros o el salario, aunque no tiene que ser así porque a través de esta colección de consejos que vamos a detallarte seguidamente, podrás obtener una piel hermosa y sana fácilmente.

1.- Limpieza nocturna: Luego de una larga jornada de trabajo y de interminables quehaceres en el hogar, tómate algunos minutos para ti y, durante las horas de la noche, preferiblemente, justo antes de acostarnos a dormir, procede a limpiar tu rostro del maquillaje del día, polvo, bacterias y demás impurezas. Este paso lo puedes llevar a cabo con ayuda de un algodón impregnado de crema limpiadora, lo cual permitirá que todo el material impuro que ha sido retirado deje de obstruir los poros y, entonces, pueda brindar la oxigenación que necesita la piel. Una vez realizada la limpieza, continúa lavando tu cara con abundante agua tibia y luego secas todas las zonas con una toalla limpia.

2.- La humectación es el secreto: Comprender más a cabalidad que la humectación es la herramienta clave. Antes de continuar, compartimos contigo un dato: desde los veinte años de edad la piel comienza a perder progresivamente la capacidad para hidratarse; y a los treinta, produce menos lípidos, dejando así espacio para que surjan de manera muy visible las primeras e indeseables líneas de expresión y las arrugas.

3.- Usa productos que no dañen la piel: Un secreto para postergar su aparición es que después de haber limpiado con la crema y lavado con agua tibia, te apliques una loción o una crema humectante que no contenga demasiados elementos químicos en su composición con la finalidad de no causar daños a la piel, y, al respecto, se sugiere productos que hayan sido elaborados con retinol, péptidos o factores de crecimiento que permitan la restauración de los tejidos.

4.-  El jabón suave es la mejor opción: Si solemos usar jabones muy abrasivos o de composición química muy alta, por lo general, la piel se afecta con la resequedad y, en ocasiones, tiende a tomar un color blanquecino que debería causarnos un estado de alerta. Entendamos que es natural que la piel tienda a secarse debido a las condiciones climáticas, por tanto, es importante que recurramos a las ventajas que ofrecen los jabones que sean suaves y que alteren en lo mínimo la humectación, especialmente, aquellos productos que están enriquecidos con lípidos.

5.- Después de la ducha, huméctate: Es muy recomendable que después de la ducha habitual nos apliquemos una crema para garantizar la humectación. Por lo general, los jabones y agua suelen causar resequedad en la piel y, por tanto, debemos prevenirla.

EL PROTECTOR SOLAR ES UN ALIADO

6.- Al salir el sol, limpiemos nuestra piel: Debemos adoptar como hábito de nuestro aseo personal la limpieza matutina de toda nuestra piel. Es lo primero que debemos hacer por la mañana, luego de haber realizado la misma rutina la noche anterior. Este paso es importante para retirar las toxinas y la grasa que ha sido eliminada por nuestro organismo mientras dormimos. Para lavarnos, solo necesitamos agua y no debemos exagerar en este paso para poder conservar la capa lípida natural que conserva nuestra piel.

7.- Más humectación: La humectación matutina también nos ayudará a continuar con este tratamiento, así que después de haber lavado tu cara y el resto de tu cuerpo aplícate nuevamente tu crema humectante preferida. Te sentirás muy fresca, limpia y suave, y adicionalmente le estarás diciendo ¡No! rotundo a las arrugas y las líneas de expresión.

8.- Protector solar, nuestro fiel aliado: Habrás escuchado que el protector solar no solo sirve para la playa sino también para la ciudad. Esto tiene mucho de cierto, porque indistintamente del lugar donde te encuentres tu piel puede recibir casi la misma cantidad de rayos solares y causándole daños insospechados. Es por ello que te recomendamos que antes de salir de la casa te apliques un poco de protector solar que contenga factor de protección 30, solo en el rostro, hombros y brazos y evitar así las desagradables manchas que suelen dejar

AGUA ES VIDA Y BELLEZA

9.- Bebe mucha agua y sé más bella: Un alto porcentaje de la humectación que está presente en nuestra piel proviene del agua que bebemos todos los días, por tanto, es fundamental que la consumamos en abundancia. El agua contiene los elementos que son responsables de proporcionar vitaminas y nutrientes necesarios para garantizar su elasticidad, firmeza y aspecto saludable. La recomendación más común es que son ocho vasos pero ello dependerá también de la opinión de los nutricionistas o demás especialistas.

10.- Come sano: Además de mucha agua, es importante que consumas vegetales, frutas, granos enteros y proteínas sin grasas. Una dieta sana te ayudará a conseguir tu objetivo de tener una piel linda, suave y sana.

Aquí tienes esta guía práctica para que comiences a darle un cariñito a tu piel y puedas verte mejor y sentirte más sana, mediante estos consejitos que son aplicables tanto para hombres como para mujeres, así que no hay excusas para no practicarlos ¡El momento de cambiar es ahora!

Cuidado de la piel

Como exfoliar la piel naturalmente

No olvides visitar a:



Deja un Comentario

css.php
Leer más
Mascarillas Caseras para Combatir las Ojeras

Son mascarillas caseras que te harán lucir hermosa con ingredientes naturales que seguramente hallarás en tu cocina y que te...

Cerrar